El servicio es una maravilla. Las copias salen a precio de copistería, con la ventaja de hacerlo desde casa, pudiendo elegir la máxima calidad y sin tener que preocuparte de quedarte a medias porque se acaba la tinta. La posibilidad de poder cambiar de plan sin límite de cambios es otro puntazo y el acumular páginas, también.