Disfruto del servicio (paquete básico) desde hace unos años y no me arrepiento. No tengo que preocuparme por los niveles de tinta ni por estar atenta para comprar un cartucho y no quedarme sin tinta justo cuando me haga más falta. Mi impresora no siempre está conectada pero recibo un email cuando se acerca la fecha de facturación del servicio para que lo tenga en cuenta y la encienda. Me encanta recibir el sobre para enviar los cartuchos a reciclar pues, si no, no sabría qué hacer con el cartucho agotado (no tengo cerca un punto limpio).